CIDEC

home

Publicaciones CIDEC

Personajes

Fotogaleria

Actividades

La Cruz

cidec@msps.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mons. Luis María Martínez y Rodríguez (1881-1956).


Mons. Martínez nació el 9 de junio de 1881 en el Municipio de Tlalpujahua, del  Estado de  Michoacán. Fue hijo de Rosendo Martínez y de Ramona Rodríguez; al morir su padre, lo amparó su tío materno el P. Casimiro Rodríguez. En enero de 1891 ingresó al Seminario Menor de Morelia. En 1897 pasó al Seminario Mayor. Fue consagrado obispo auxiliar de Morelia el 30 de septiembre de 1923 y coadjutor de la misma arquidiócesis el 10 de noviembre de 1934. Fue electo para guiar la Arquidiócesis Primada de México el 20 de febrero de 1937, teniendo en cuenta sus virtudes y gran prudencia, dada la delicada situación que atravesaba el país. Ejerció su ministerio con amor, fue un Buen Pastor que supo conducir su Iglesia con inteligencia y benevolencia logrando la paz hasta su muerte, el 9 de febrero de 1956.

El  12 de mayo de 2011, a las 11.00 a.m., en la Catedral Metropolitana de la ciudad de México, se llevó a cabo la exhumación de los restos de S.E.R. Luis María Martínez Arzobispo Primado de México, trigésimo segundo sucesor de Fray Juan de Zumárraga . En el caso de Mons. Martínez se aprovechó la exhumación y reconocimiento de sus restos mortales para trasladarlos  de la Cripta en donde reposan los arzobispos de México, a la Capilla de la Inmaculada Concepción de la misma Catedral.

Mons. Martínez, gran teologo y místico, tras conocer a la Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida (1962-1937), se une a la Obra de la Cruz, haciendo votos privados como Misionero del Espíritu Santo. Fue Director Espiritual de la Señora Armida  de 1925 a 1937. A partir de que ella le da conocer en los ejercicios espirituales anuales las gracias recibidas de Dios, la correspondencia epistolar entre ambos es considerada una gracia especial en la que se percibe  el influjo reciproco para llegar  entre ambos a la unión con Dios.

En la sesión preparatoria al proceso de beatificación de la Sra. Armida, Mons. Martínez declaró con claridad que Conchita era una de las más grandes misticas que la Iglesia ha tenido.

Los restos de monseñor Luis María Martínez y Rodríguez son exhumados de la cripta de los arzobispo de México a una capilla lateral. En la primera el acceso es casi nulo, en la segunda quien quiera puede ir. En los procesos de canonización se pide un reconocimiento oficial de los restos, que serán puestos en un lugar accesible para que el pueblo fiel pida alguna gracia a Dios por intercesión del Siervo de Dios, en este caso Mons. Martinez. Así que, si usted viene a la ciudad de México puede ir y visitar su tumba, ese es el objetivo.

 

 

Centro de Investigación y Difusión de la Espiritualidad de la Cruz. San Luis Potosí 155, Cuauhtémoc 06760, Ciudad de México, D. F.
Tel. (52) 55 5574 3815 e-mail: cidec@msps.org