home

Arte y Espiritualidad

 

 

 

Dr. Carlos Francisco Vera Soto, M. Sp. S.

 

 

Publicaciones CIDEC

 

 

Concepción Cabrera de Armida y Ramón Ibarra y González.

 

 

P. Félix de Jesús Rougier.

 

 
 

 

 

 

 

 

“Historia de los Misioneros del Espíritu Santo. I. Los orígenes. Fundar entre abrojos, 1894-1914.

Entrevista al autor, P. Carlos Francisco Vera Soto, M. Sp. S.

El Libro Historia de los Misioneros del Espíritu Santo. I. Los orígenes. Fundar entre abrojos, 1894 – 1914, del Dr. Carlos Francisco Vera Soto, sale a la luz, a unos días del inicio del año jubilar de los Misioneros del Espíritu Santo. En esta entrevista al autor, le preguntamos: ¿Así estaba previsto para conmemorar dicho acontecimiento?
Sí, los padres del Consejo General de nuestra Congregación quisieron conmemorar nuestro primer centenario en la Iglesia con esta historia, para ello me designaron, y yo acogí su iniciativa. Creo que es una buena oportunidad para recoger la memoria de los inicios de nuestra Institución.

 ¿Qué periodos de la historia abarca y cuáles serían los temas centrales del mismo?
Este primer tomo abarca desde la fundación en 1894, cuando la venerable Concepción Cabrera de Armida escribió en su diario espiritual, que El Señor le pidió una congregación religiosa de varones hasta la fundación que se realizó el 25 de diciembre de 1914, por lo tanto, abarca periodos históricos como el Porfiriato y la Revolución Mexicana. Son 20 años de una parte compleja de nuestra historia. Desde luego, el tema central es, cómo se fue gestando esta fundación y los motivos por los que se vio retrasada varias veces.

¿Qué aspectos toma en consideración para su elaboración?
 Para elaborar esta historia se hizo primero un amplio visiteo a diversos archivos mexicanos y romanos para seleccionar las fuentes, después procedí a hacer una catalogación de los mismos. En este trabajo es importante comprender y relacionar las distintas noticias. La verdad histórica y la objetividad consisten en la convergencia de esas fuentes. No basta sólo contar con abundantes noticias sobre la Institución que se pretende historiar, el historiador tiene el deber de relacionar todo este material con los distintos niveles del devenir histórico: la historia Universal, la historia de México, la historia de la Iglesia Católica en el mundo y la historia de la Iglesia en México. Todo este entramado es el complejo soporte en donde podemos insertar la historia particular o microhistoria que pretendemos reconstruir.
En esta ocasión el tema central es el proceso de gestación de una Institución religiosa que primero se iba a llamar Religiosos de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús y que terminó  llamándose Misioneros del Espíritu Santo.

¿Cuáles fueron las fuentes principales con las que  contó para desarrollar esta historia?
Podríamos mencionar que uno de los puntos fuertes de esta investigación es la abundancia de las fuentes, que podemos dividir en inéditas y editadas. Las fuentes inéditas son sobre todo los documentos seleccionados en distintos archivos. Se puede decir que este trabajo cuenta con una innumerable documentación inédita que se detalla en los índices del libro. Las fuentes editadas, es este caso, se subdividen en ediciones privadas y bibliográficas. El recurso de estas últimas fuentes es también abundante.
No podemos olvidar ni tampoco prescindir de las fuentes secundarias si se quiere, pero imprescindibles de la Internet. En estos tiempos que corren no se entendería una investigación completa sin el recurso a este medio.

¿Cuál fue el criterio para seleccionar estas fuentes?
En términos generales el historiador está obligado a tomar en cuenta, hasta donde sea posible, las fuentes inéditas de lo que pretende investigar y también conocer  al menos lo que se haya escrito sobre el tema que aborda. En este caso, como es la primera vez que se escribe esta historia, se pretendió utilizar el mayor material posible, tanto inédito como bibliográfico, especialmente en aquellos documentos que de manera indirecta reportan alguna noticia de nuestro interés.
No ignoramos que la selección de las fuentes de algún modo evidencia o justifican el momento presente de la Institución pues la historia que revela y descubre enigmas tiene también como tarea explicarnos porque hoy somos así.

¿Qué personajes destacaría de la gran cantidad que tuvieron que ver con la historia de estos primeros años?
A mi juicio son 3 los personajes protagónicos y en este orden: Concepción Cabrera de Armida, Ramón Ibarra y González y Félix de Jesús Rougier. En torno  a ellos se desarrolló una dinámica que con todas sus variables fue tejiendo en distintos lugares y en distintos momentos un entramado que dio origen a la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo.
Me preció admirable el aporte de cada uno de estos personajes al asomarnos a su imprescindible participación. En esta obra, vamos a descubrir sobre todo creatividad, santidad de vida, fidelidad a los ideales, persistencia, fortaleza y generosidad. Creo que este primer tomo de la historia pone de manifiesto un valor a veces poco tomado en cuenta: el trabajo entre laicos, diocesanos y religiosos. En este sentido esta historia es una muestra invaluable de lo que se puede lograr cuando se trabaja por un fin superior que permite vencer cualquier obstáculo.

¿Cuál es la novedad de esta publicación?
La novedad de esta publicación, comencemos por decir, consiste en que es la primera vez que se escribe. Contábamos sólo con fragmentos, abundantes si se quiere, pero no con una narración completa como se pretende que sea esta historia que abarcará 120 años en 4 volúmenes. Quizá también la novedad consista en la manera de comprender esta microhistoria enlazada como ya se mencionó, en la macro historia; es una investigación abundante ordenada y hasta donde es posible objetiva.
¿Se considera como la historia oficial de la Congregación?
Es pretensioso y erróneo pensar en una historia “oficial”. Los mexicanos, creo que especialmente tenemos que liberarnos de aquellas historias “oficiales” dictadas por un régimen partidista hegemónico que pretendía justificar su permanencia en el poder. Aunque la historia siempre ha sido  manipulada para justificar, debemos tener en cuenta que eso acaba siendo desastroso y absurdo. Una historia será siempre como una fotografía panorámica de gran angular que el autor puede realizar sobre un tema, personaje, evento, etc. Por eso no se puede aducir “oficialidad”. En este caso esta historia fue solicitada por el Consejo General de los Misioneros del Espíritu Santo a un autor, que he sido yo. Por eso lo más que podemos decir, y es  mucho, es que cuenta con su aval.

¿Qué supuso para Ud. escribir esta historia?
Lo primero que se me ocurre es que supuso tiempo, mucho tiempo. Puedo mencionar que las dificultades más grandes que encontré consistieron en la organización del abundante material que está en mi poder. Para mí, supuso también, creo que como para todo historiador, paciencia, cierto grado de humildad y persistencia al remontarme una y otra vez a los orígenes de mi Congregación. Supuso también admiración por sus protagonistas y quizá una comprensión más profunda de mi Congregación y de mi lugar en ella. Me atrevo a pensar que cuando otros lean estos orígenes querrán conocer más sobre ella.

¿Qué trabajo sigue?
El siguiente tomo abordará los primeros 24 años de la Congregación de Misioneros del Espíritu Santo. Desde su fundación hasta la muerte del fundador. Ahí habremos de internarnos en la complicada contienda entre el Estado mexicano y la Iglesia católica que llevó al conflicto llamado Guerra Cristera y al ulterior problema de la educación socialista. Conoceremos los encuadres históricos tan difíciles en los que tuvo que comenzar a existir esta Congregación. También seguirá en el futuro, si Dios lo permite, el tomo III que documentará la historia de los Misioneros del Espíritu Santo de la muerte del fundador hasta el Concilio Vaticano II y el tomo IV pretende abarcar del Concilio Vaticano II hasta el Centenario de la Congregación en el 2014.

¿Qué le diría Usted a los futuros lectores?
Animaría a todos y cada uno a que tenga interés por conocer esta historia, a que no tengan miedo, muchas veces la vida moderna nos plantea leer poco y superficialmente. Creo que esta historia es en muchos momentos admirable y digna de ser conocida. Se necesita un poco de disciplina para no cansarse al leer una investigación tan prolija, pero al final del camino, resulta que podemos contemplar en perspectiva la obra de Dios llevada a cabo por sus fieles servidores que no escatimaron esfuerzos en verla realizada. Es pues, eso me pareció a mí, una historia de salvación, por lo tanto apasionada y apasionante. Contiene también un poster con una línea histórica en 7 niveles. Si quieren adquirirlo no vacilen en ponerse en contacto conmigo Carlos Francisco Vera Soto o con nuestra secretaria Teresa Carrington en cidecoficina@gmail.com

 

 

 

 

 

Centro de Investigación y Difusión de la Espiritualidad de la Cruz. San Luis Potosí 155, Cuauhtémoc 06760, Ciudad de México, D. F.
Tel. (52) 55 5574 5301 e-mail: cidec@msps.org